domingo, 5 de julio de 2015

Mudanza

   Toda mudanza es un punto de inflexión. Qué curioso que un simple cambio de espacio suponga tanto, qué extraordinario que una manera nueva de localizar las cosas, nuestras cosas, nos descubra casi sin darnos cuenta otro modo de percibirlas, de tenerlas, de situarnos ante ellas. Decidir qué es lo que, a partir de ahora ha de estar en la mesilla de noche o en el cajón de de la propia mesa de trabajo y qué vamos a tener en el mueble de la entrada, en las baldas más altas del armario, en la caja de recursos comunes, es toda una declaración de principios. Las mudanzas son un no pequeño giro en la vida, una quiebra incontrolada de nuestros hábitos. El más trascendental de todos los pasos que estos trasiegos comportan es el primero, aquel en el que tenemos que decidir qué vamos a llevar con nosotros y qué abandonaremos para siempre; qué doblaremos y entregaremos como una ofrenda a otros, qué romperemos y arrojaremos a la basura y con qué clase de disposición de ánimo vamoss a hacerlo.
   ...Y luego están los descubrimientos: encontrarnos en estos días con aquel tesoro del pasado, escondido a nuestra propia memoria, que nos salta hasta la yugular del recuerdo después de muchos muchos años. 

Miguel Marazuela

lunes, 29 de junio de 2015

Niños jugando

   Juegan los niños en el césped. Mientras el sol se va atemperando con la tarde, los veo gritar, correr, reír, empujarse unos a otros en cumplimiento de no sé qué reglas que no entiendo. A ratos discuten acaloradamente un agarrón concreto, una carrera que a mí me parece idéntica a las otras admitidas y que suponen un parón, un cambio en su coraje. Después vuelven a afanarse, sudorosos, en cumplir con sus ritos vehementes, para mí abstrusos, como si en ello les fuese la vida. 

Sorolla


sábado, 27 de junio de 2015

Maneras de mirar (21): Jesús Montiel y el enredo aparente

   Respecto a esta serie de mis "Maneras de mirar", tendré que recordarme de vez en cuando a mí misma que me había propuesto desde el principio comentar poesía contemporánea de toda clase; propósito que me hice por vocación (que no por deformación) profesional.
   Y resulta que el flamante y excelente libro de Jesús Montiel, La puerta entornada, (Libros canto y cuento, colección DKV, nº 8, Jerez, 2015) me da ocasión inmejorable para tratar un poema de formato distinto a los ya asomados a esta ventana: un texto sin puntuación y sin delimitaciones versales (o eso parece) aunque sí con separación de lo que podríamos llamar estrofas. Sin puntuación es el único poema del libro; sin  verso, pero con separación de esta especie de estrofas, hay dos más en el volumen.
  No es un capricho la elección de esta forma por parte del autor, el resto de los poemas del libro están en verso, siguiendo la convención al uso. Veámoslo:

   NO OBSTANTE

No obstante que los cables enredados parezcan el futuro


que la luz que ayer iluminaba tus paseos conmigo de la

mano es ahora un concepto en el cristal que separa tu vida
de otros niños que saltan en los parques con pelo en sus
cabezas

sonríes a pesar de que en tu cuerpo  -detrás de la mentira 

de la carne-  esperan los anzuelos de la muerte la presa de
tu vida.


   El título, como tantas veces, da la clave del poema. En este caso, además, ese "no obstante" es el principio de todo él y tiene su correlato igualmente concesivo en el "a pesar de" de la última estrofa, que es la concluyente. En medio, la oración principal: "sonríes". En torno a ese "SONRÍES" giran los "no obstante", y los "a pesar de"que son los raros enredos de la vida: el futuro, que el poeta ve representado en el montón de cables que rodean al hijo enfermo (lo sabemos por el contexto de los otros poemas y lo suponemos por los versos que siguen); y la muerte inquisidora que aparece radical en el último verso en la magnífica imagen de unos anzuelos (tal vez términos de otros hilos enredados) que esperan a su presa. En realidad, el doble espaciado que parece separar tres seudoestrofas lo que está haciendo es aislar estas dos imágenes poderosas de hilos amenazadores: los cables de la enfermedad y el sedal de la muerte.

   Es prácticamente una falta de decoro poético que un niño se vea supeditado a cables en la habitación de un hospital y, que los anzuelos de la muerte parezcan pender de esos cables, lo es aún más; lo es para el padre que sólo "ayer" paseaba con él de la mano en mañanas luminosas. Esa inconsecuencia de la vida no puede ser mostrada más que en una retahíla deshilvanada de sucesivos "que" ("el futuro que la luz que ayer... en el cristal que separa...  de otros niños que...") en los que el lector llega a perder casi el hilo discursivo y se enreda también un poco en él, como los cables a la cabezera de la cama hospitalaria. No, el padre no puede ver eso más que como una falta de coherencia de la vida, una inarmonía, un caos... y el poeta-padre no puede dejar que la armonía de su silva en verso blanco represente ese caos, ni puede ver en la coherencia de las pausas que indican los puntos y las comas un instrumento útil para la emoción con la que se está viendo las caras.  Y sin embargo el poema, como la vida, tiene su armonía tantas veces imperceptible: en este caso, la de una silva de perfecto acento en sílaba sexta que podría responder también a esta puntuación lógica :

No obstante, que los cables enredados
parezcan el futuro; que la luz,
que ayer iluminaba tus paseos 
conmigo de la mano,
es ahora un concepto en el cristal 
que separa tu vida 
de otros niños, que saltan en los parques
con pelo en sus cabezas...

sonríes, a pesar de que en tu cuerpo  

-detrás de la mentira de la carne-  
esperan los anzuelos de la muerte 
la presa de tu vida.


Paloma Gómez Carrasco



 

sábado, 20 de junio de 2015

Cristina Garrido rizando el rizo en Innsbruck

  De las diferentes maneras que puede adoptar el arte de denuncia (el escándalo, el hiperrealismo, el feísmo...) no me cabe duda de que el sarcasmo es el más efectivo. No digo que sea el que más me guste -hay mucho de trampa y algo de maldad oscura en él-, sí digo que es el más inteligente, el que consigue mejores resultados en la protesta.
Entre las muchas exposiciones que se realizan en la vieja y querida Europa denunciando los errores de la globalización, la semana pasada visité en Innsbuck la que lleva por título "Welten im Widerspruch - Zonen der Globalisierung" ( Mundos en contradicción - zonas de la globalización). Allí me resultó muy divertido el trabajo que presentaba el grupo Tökmag, de Budapest, ironizando con los planteamientos de Ikea y trasladando las propuestas de la firma nórdica para viviendas de hoy a la "vivienda" general que es este planeta nuestro. Me reí, me reí abiertamete y con ganas (humor negro, claro) de sus paralelismos sarcásticos, la verdad.
Ahora, que la obra que rizó el rizo fue la de una española, la madrileña Cristina Garrido, que presenta una instalación bastante desconcertante al principio, por menos obvia, en la que analiza las constantes de la propia globalización del arte contemporáneo...  Es para verla. Me encantó.


sábado, 30 de mayo de 2015

Los votantes han dicho...

   Entre notas medias, evaluaciones finales, informes de asignaturas pendientes y otras cuestiones perentorias, voy cazando al vuelo las declaraciones de algunos líderes de partido. "Los votantes han dicho" empiezan muchas de estas peroratas con tono estudiadamente convencido -que no convincente- de intérprete iluminado... Y entonces una se acuerda de aquel traductor del funeral de Mandela.  ¡Qué Dios nos coja confesaos!

Ilustración del s. XIV para el relato popular en el que el mozo de un ciego le hurta vino con una cañita larga (antecedente claro de un episodio de El Lazarillo)