sábado, 25 de junio de 2016

La siesta de José Mateos

   Una siesta muy larga... en realidad, un sueño no tan largo. La vida acaba siendo nuestra infancia; lo que viene después, un aliento más o menos dañino, querido José Mateos. Tú lo has dicho mejor y has apuntado adonde duele.






(De la recientísima edición Poesía esencial, Sevilla, Renacimiento, 2016)


martes, 21 de junio de 2016

metamorfosis

   Hoy es el día del asombro del dolor y de sus mutaciones, a veces tan sutiles, a veces tan ricas. El monstruo del horror pasó a fiera, para acabar volviéndose desagradable animslillo -¿cucaracha?- inexterminable; el amarillo desgarrador pasó a cárdeno hiriente y después, en una metamorfosis casi balsámica, a sombra tenaz, enfermedad crónica que nunca se disipa y me acompaña siempre.


domingo, 19 de junio de 2016

Agradecimiento a todos y cada uno...

   Álvaro Valverde también nos reseña con entusiasmo. Y con el mismo entusiasmo le  damos las gracias y nos felicitamos todos los que estamos en este proyecto por la elogiosa entrada de su blog.

  También nos aplaude en su detallada recensión Santiago Pérez Malvido en Cao Cultura, la nada despreciable revista cultural. 

  Todo esto renueva el entusiasmo por la tarea que nos propusimos para nuestros Pliegos Sueltos. Gtacias también a todos aquellos que nos habéis felicitado tan encomiásticamente, aunque aún no os hayamos podido (el tiempo es un bien escasísimo) corresponder a las fuerzas que nos habéis dado

Luca Caccioni

miércoles, 25 de mayo de 2016

Microrrelato

Evaluaciones. Saliendo del instituto, me cruzo con un compañero que llega. Yo:  "Adios".  Él:  "Hola".

Alberto Giacometti



lunes, 23 de mayo de 2016

Gracias por la acogida

Hoy publica José Luis Morante Martín una reseña de nuestros Pliegos Sueltos en su estupendo blog Puentes de papel. Estamos entusiasmados por la buenísima acogida. Muchas muchas gracias.

Monet

sábado, 21 de mayo de 2016

De luminosidad dolorida y corcho

  De aquello que llamé dolor, aunque lo superaba con mucho, queda ahora algo extraño enquistado en el recuerdo  -en una amplia zona del recuerdo-; algo hecho de luminosidad dolorida y corcho, como una cicatriz enorme y difusa que aún se resiente a todo roce, pero en la que empiezo a percibir, envuelta en el brillo dorado de los tiempos felices, la insensibilidad de lo que ya no se regenera.

sábado, 7 de mayo de 2016

A la defensiva

   Últimamente hay algo que me pone a la defensiva cuando leo poesía: notar que es un texto que se complace en sí mismo. Ahora necesito leer poemas cuyo objetivo último sea el ser humano y su manera de enfrentar la realidad ¡Y que se note! Me defrauda -yo diría que incluso me enfada- notar que un poema tiene como objetivo la apariencia de poema; y eso aun sabiendo que sin tal propósito es imposible la poesía.

David Hughes