viernes, 22 de noviembre de 2013

21 de noviembre

   Con el tiempo, el dolor de siempre se te olvida a ratos largos y ese es un dolor nuevo, más apagado y más triste.


2 comentarios:

Fernando dijo...

El dolor por no tener dolor... Hay que tener mucha vida interior para llegar a eso, Inmaculada.

Inmaculada Moreno H. dijo...

O mucho amor por la persona ausente ¿no?