miércoles, 24 de septiembre de 2014

Pobre Platero


 Se nos está yendo el 2014 sin reivindicar Platero y yo, al que hemos relegado con muy mal criterio a la lectura infantil ("Yo no he escrito ni escribiré nunca para niños" decía en el prólogo el poeta).  Leemos mal un libro que Vicente Gaos consideró que fue, para la sensibilidad y el paisaje andaluz, lo que las obras de Antonio Machado, Azorín, etc. fueron para Castilla.  Aunque la primera puñalada importante, creo yo que se la dio Buñuel. Así lo defendí  ayer escuetamente en el Diario de Cádiz, en la columna que éste reserva para la Academia de Santa Cecilia y que podéis leer   Aquí

Vázquez Díaz 

4 comentarios:

Angel Ruiz dijo...

Un artículo precioso. Mi enhorabuena

Inmaculada Moreno H. dijo...

¡Muchísimas gracias!

maria jesus dijo...

Muy interesante el artículo. No he visto "un perro andaluz",y me interesa lo que cuentas. "Platero y yo " es un libro precioso del que me se trozos de memoria de las veces que lo he leído, es una delicia hacerlo.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Es verdad, María Jesús, es una delicia leerlo murmurándolo, haciéndolo sonar. "Tié música" diría yo remedando a los lugareños del capítulo primero que exclamaban "tié asero".