jueves, 30 de octubre de 2014

... Si oviese buen señor

  Estaba yo en la cola pasadas las tres de la tarde. Era la única caja abierta en el supermercado a esa hora y apenas dos o tres personas esperábamos. Una señora entró desde la calle cargando con una caja enorme de detergente. Setenta años, batita barata y permanente antigua.
   -Un muchacho se ha dejado esto olvidado sin meter en el coche. No me ha dado tiempo a avisarle. ¡El pobre! A lo mejor vuelve a buscarlo.
   -Déjelo aquí, que yo se lo daré a quien venga preguntando.

  Y la señora se endereza después de soltar el peso y vuelve a salir con su bolsa plegable en la que se adivinan dos piezas de fruta y un monedero de plástico.

Rembrandt


2 comentarios:

maria jesus dijo...

Trabajo cara al público y mi experiencia es que la mayoría de la gente, diría que un 94%, es honrada y agradable; luego hay un 4% indiferente, y un 2% inaguantable; pero estos últimos hacen más ruido

Inmaculada Moreno H. dijo...

Sí, hacen más ruido y trepan más, María Jesús.