jueves, 16 de agosto de 2012

Centenarios

   En estos días intento construir un breve ensayo sobre Campos de Castilla y Leonor por aquello del centenario (se acaban de cumplir en agosto los cien años de la muerte de la joven esposa del poeta y hace tres meses otros tantos de la publicación del libro)que la Academia de Bellas Artes de mi ciudad quiere, naturalmente, conmemorar en su revista. Pues, estando en esas, he llegado a la confirmación de la idea de cómo, después de un dolor terrible como el que sufrió Antonio Machado, hay dos asideros que aparecen inmediatamente para salir a flote (lo sé por experiencia): uno es la esperanza en la continuación de la vida (la resurrección, para los que somos cristianos) y el otro es la preocupación social (la caridad, que es aún más que la imprescindible justicia). Por arte de birlibirloque esos dos poyos de la vida crecen y se agigantan hasta convertirse en bastones, primero, y pilares fuertes, después. Requiere su tiempo y su sufrimiento, pero la vida acaba mostrándose con una fuerza diferente, más iluminada, más completa, más auténtica. 
   Para algo ha de servir celebrar ciertos centenarios. Por lo pronto, yo voy a cambiar la etiqueta "recordar" de estas entradas por otra; tengo que pensarlo, tal vez sea "siempre" o algo así. 

"El olmo" de R. Pascual

2 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

pues muchos ánimos para ese ensayo sobre Campos de Castilla, Inma, q seguro tienes ya en la cabeza, y q te salga redondo. (Me gusta la palabra "recordar" ,creo q etimologicam es volver a pasar por el corazón, no?)
saludos blogueros

Inmaculada Moreno H. dijo...

Uff, me has hecho dudar, es cierto que la etimología de recordar es bellísima (sobre todo después de Jorge Manrique a mí me trae connotaciones hondas). Tengo que pensarlo.
Saludos blogueros