sábado, 7 de septiembre de 2013

La paz genuina

   Qué enero ni enero. Enero es una fiesta deliciosa, pero ahora es el begin the begin de verdad de la buena, ahora empieza una a organizar la mochila para los 365 días siguientes y hace una sus planes y sus propósitos.
   Así que... primer finde del año y lo empiezo sumándome a la jornada de ayuno y oración por la paz que pide el papa Francisco. Así, sin ñoñerías y sin simplezas, sin proclamas ni demagogias; sin hipocresías. Poniendo mi pequeño esfuerzo, sabiendo qué fácil es enarbolar una palabra hermosa y qué complicado es hacerla verdad.

Picasso: detalle del "Guernica"

3 comentarios:

Fernando dijo...

Fue una experiencia bien rara, Inmaculada. Yo no fui consciente de la importancia hasta que unos días antes el sacerdote dijo que se iba a dedicar una de las Misas a rezar sólo por esta intención. Decidí tomármelo en serio. Y fue algo grande, sentir que no estábamos cada uno a lo nuestro, sino formando comunidad en todo el mundo. Ojalá se repita de vez en cuando.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Creo que sentiste el efecto de la Comunión de los Santos, Fernando,¿no crees?

Fernando dijo...

Qué bien definido, Inmaculada.