jueves, 12 de diciembre de 2013

Arreglá pero informá

    Es realmente curiosa esta reciente tendencia de los estudiantes a tomarse confianzas con los autores del siglo pasado. Vale que quieran disimular que se les ha olvidado el apellido (a Galdós lo llama mi alumna X, de 4º de ESO Benito Gómez) Pero qué elegante y bien disimulado hubiese quedado que su compañero Y lo llamara D. Benito, en lugar de este "Benito" para acá, "Benito" para allá que le he soportado durante más de una carilla de folio en su ejercicio. Yo creo que lo del "don" les suena a ellos entre pueblerino y sumiso; algo de eso debe de ser, y la cosa estará en consonancia con lo que últimamente me pasa en algunos comercios. "Señora, ven para acá", me dijo no hace mucho una jovencita de no mucha más edad que estos alumnos. Yo, naturalmente, fui para allá entregadita a la barbarie y sin decir ni mú, por si pudiera parecer que ofendía su desparpajo de dependienta ensusitio. Digo yo que esta debe de ser la versión última del chandal con tacones, "arreglá, pero informá"; no tiene más remedio.

 D. Beníto, por D. Ramón Casas

2 comentarios:

Fernando dijo...

Bueno, Inmaculada, si no tratan con respeto a los vivos (los profesores) menos lo van a hacer con los muertos (los escritores).

Tu post me recordó a una amiga mía, que a Woody Allen le llamaba "Woody": "Woody ha estrenado una peli nueva...", como si cenaran todos los viernes en Nueva York.

Todo un tema lo del tú y el usted. Llevo meses pensando hacer un post sobre el tema.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Jeje ¿y has notado el bonito tandem que hacen "señora" y "ven"?