jueves, 24 de mayo de 2012

Huelga y democracias (I)

   Vuelven al trabajo hoy quienes hicieron huelga ayer (bastante menos de los que yo pensaba), casi todos personas que lo han entendido como un acto de bonhomía, pero resulta que no todos la han hecho por los mismos motivos exactamente: muchos no fueron ayer a trabajar como protesta por los recortes de Rajoy, otros (yo soy del sur) contra la bajada de salarios decretada recientemente por el PSOE andaluz, otros me dicen que contra un sistema que está pervertido... Lo cierto es que la sensación que me queda es la de que los ciudadanos (la ciudadanía que dicen ahora, y qué miedo me da esa obsesión por forzar palabras cada vez más deshumanizadas y deshumanizadoras) protestan por demasiadas cosas  y que todo empieza a parecerse a un caos, y yo me temo que esa es la sensación que algunos pretenden dar; como de que lo que hay no sirve, que este sistema hay que acabarlo porque, claro, no funciona... Lo malo es que no nos dicen qué es concretamente lo que debe sustituir a este sistema y lo peor es que -una de dos-: o no saben qué es lo que debe sustituir a este sistema, o (lo que es más peligroso) no se atreven a decirlo.
   "Esta democracia no sirve". Que me digan qué democracia proponen ¿la de la República Alemana de ese apelativo también llamada Alemania Oriental? ¿la llamada antaño Democracia Orgánica? ¿la cubana? No, no lo dicen. La mayoría sólo propone axiomas tan nihilistas como "todos los políticos son iguales" (de malísimos, quieren decir) para poco después caer en la paradoja de pedir la nacionalización de la banca y entregarle los bancos, ya del todo, a esos ineptos políticos de turno (¿o es que  cuentan con que en ese nuevo sistema los políticos ya no serán "de turno"?).
   No sé, no sé. Cuando los que protestan propongan algo concreto y factible (absténganse soñadores visionarios, por favor), que lo pongan por escrito y lo presenten a la opinión pública para que todos podamos sopesarlo y tal vez votar...¡Ay, calla, si eso es lo que se hace en esta denostadísima democracia!

Sin título (1920), Grosz

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Imna :-)
Me ha encantado lo que has escrito y estoy totalmente de acuerdo. A mí tanta queja sin proponer soluciones me da... básicamente miedo. Porque las otras opciones que se me ocurren son de temer, y el que no concreten nada no me inspira confianza.
Y que sepas que tienes una seguidora del blog.
Un besito,

Rocío T.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Comparto tu desconcierto, Inma. Yo tampoco sé muy bien contra quién o a favor de qué computa mi protesta, que fue sincera. Y estoy seguro de que a alguien le beneficia este desconcierto nuestro.

Inmaculada Moreno Hernández dijo...

Qué consuelo me da que vosotros también lo veáis así.

Juan V. Fernández de la Gala dijo...

Fíjate, Inma, lo que son las cosas. Y yo que creía que había ido a la huelga porque:
1) No me parece lícito que un gobierno imponga la mayoría absoluta como un rodillo de irracionalidad
2) Porque creo (como Rajoy creía antes delas elecciones) que sanidad y educación no deben tocarse, como derechos de particular fragilidad y relevancia social
3) Porque recortar educación es cortarnos a todos los españoles las alas del futuro
4) Porque creo que soy buen profesional en mi trabajo y ahora me imponen que no lo sea
5) porque el ministro Wert es solo "ministro de", ya que carece de la más elemental educación en el trato con nuestros rectores...

Pero ahora resulta que no, que yo sólo he ido a la huelga por ingenua bonhomía.
Agradezco tu reflexión. Pero, sin que dejemos de ser amigos, me vas a permitir que no la comparta.

Un beso

JV

Inmaculada Moreno Hernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Inmaculada Moreno Hernández dijo...

Querido Juan, ya hemos tenido ocasión de comprobar que no coincidimos en muchas cosas.
Yo sólo quería mostrar mi preocupación por ciertas posturas que parecen asomar el cuello y que son aquellas de las que hablé en la entrada. Tú naturalmente, tienes derecho a adoptar las tuyas, pero ya que entras a detallarlas y das nombres, déjame que te exponga cómo veo yo esas cuestiones.
Seamos sinceros, yo creo que los profesores tenemos motivos muy lícitos para protestar porque perdemos estatus: nos hacen dar el máximo de horas lectivas y, además, los andaluces, volveremos a ganar menos. Me parece muy legítimo y muy lógico que protestemos, pero no deberíamos disfrazar esas lícitas reivindicaciones de trabajadores que somos en una reclamación por la pérdida de calidad de la enseñanza pública. La calidad de la enseñanza pública lleva años degradándose, entre otras cosas, desde que se ha tirando el dinero en campañas demagógicas que rozaban el sinsentido, con millones de gasto en ordenadores que no han tenido un mantenimiento, en servidores y plataformas, en portátiles personales para niños de primaria que tuvimos que pedir que no llevaran a clase porque era complicadísimo controlar el uso que les daban, mientras los profesores teníamos que comprar y usar en clase nuestros propios portátiles pagados de nuestro bolsillo en muchos casos o pagar (como yo misma y también de mi bolsillo) un dominio y una página para colgar el material didáctico de uso de mis alumnos, ya que las caras plataformas de la Junta nunca funcionaron bien, desde el principio, y nos perdió el material trabajado y colgado en más de una ocasión y nunca tuvieron disposición para repararlas o reemplazarlas.
La calidad de la Enseñanza pública no deberíamos pensar que se degrada porque nosotros (ay, y mira que me fastidia) estemos al máximo de las horas lectivas legales, como parecen darme la razón los profesores que llevan a sus hijos a carísimos colegios privados para ser enseñados por otros profesores que dan bastantes más horas lectivas a la semana que tú y que yo.
Y en cuanto a la subida de tasas de la Universidad, te diré que los estudiantes universitarios que quieren obtener un título que tenga un cierto reconocimiento y están dispuestos a estudiar deberían sentirse contentos de saber que sus padres (trabajadores, autónomos...) dejarán de pagar con sus impuestos el 85% de la matrícula de cada uno de los niños bien que no tienen nota para ser admitidos en una universidad privada y que deberían pagarse ellos la matrícula porque pueden, o a aquellos estudiantes que llevan repitiendo curso o cambiando de carrera tantos años como aguantemos los paganinis, que para eso están invitados; y yo me alegro de saber que el dinero que se ahorra en esas matrículas (repito, el 85% de cada matrícula universitaria que pagamos tú y yo) va a revertir en unas becas suficientes y dignas para los que de verdad estudian (porque para los que carecen de ingresos y sí que estudian es para los que debe haber esa rebaja del 85%, no, del 100%). Así es como se mejora la calidad de la enseñanza universitaria.
Y en cuanto a ciertos rectores, alguno veo que se comporta como un dictador bananero.
Ah, y "un rodillo de irracionalidad" no puede ser legislar con los votos que directamente los votantes le han dado; un rodillo muy irracional sería pactar con partidos de derecha nacionalista privilegios vedados a otras comunidades para sacar adelante leyes y presupuestos que el congreso habría echado para atrás sin esos tejemanejes.
Y, vaya, nunca pensé que este blog sirviera para este tipo de discusiones.
Así es como lo veo yo, Juan.
Ah, Y para mí la bonhomía es una virtud, que conste.

Inmaculada Moreno Hernández dijo...

Por si no le he dejado claro, lo que me preocupa no es que haya quien prefiera la política de Zapatero a la de Rajoy o viceversa, que en eso consiste la Democracia y es sanísimo. Lo que a mí me preocupaba (y aún me preocupa) es cómo se intenta generalizar la opinión de que "esta democracia no sirve"y me preguntaba (les preguntaba) ¿cómo sería una democracia que sirviera. Creo que quedó claro ¿no?

Juan V. Fernández de la Gala dijo...

Está claro que discrepamos ideológicamente en bastantes puntos.
Y también es verdad que es mucho en lo que coincidimos.
Por ejemplo en la confianza en el sistema democrático frente a las dictaduras de cualquier signo. O, por ejemplo, en la necesidad de algunos ajustes en el sistema que impidan el "rodillo de irracionalidad" del que ambos hablamos. Estoy seguro también de que incluirías en este rodillo, por ejemplo, la alianza entre el PP e IU en Extremadura para poder gobernar. En este caso se trata de dos posturas opuestas ideológicamente en el espectro político que se han asociado obscenamente sólo por poder sentarse en una silla.

Hay otra cosa que yo también cambiaría en el sistema: dar un voto a un partido no puede ser darle una carta blanca para que haga lo que quiera. Basta mirar la historia de Europa del siglo XX. Los gobernantes tienen doble responsabilidad: la de lo que prometen y la de lo que hacen. De ambas deben dar cuentas constantemente a los ciudadanos. Por último, los órganos colegiados de asesoramiento y de decisión(como la conferencia de Rectores, no hablo de rectores concretos)deben ser respetados y valorados.

Ya ves que son poquitos y concretos los cambios que yo introduciría.

Por último, no sé si me creerás si te digo que la merma en el sueldo no me preocupa ni siquiera la tercera parte que, por ejemplo, la posibilidad de que no me renueven mi contrato de colaboración en la Universidad, donde últimamente encontraba satisfacciones personales (no crematísticas, desde luego) impagables.

Discrepamos en mucho, Inma, y coincidimos en mucho también. Por lo que sigo creyendo que es una suerte que seamos amigos.

Inmaculada Moreno Hernández dijo...

Yo también me alegro. Pero yo creo que lo crematístico es también importante ¿eh? Para mí lo es. jajajaja
Un beso.

Charo dijo...

Aunque resulte un poco desfasado no quiero dejar de anotar un comentario a lo de la huelga del 22 en la enseñanza. En el elenco de motivos que haces para no haber ido a trabajar el día 22 de mayo falta el mío y el de la mayoría de los trabajadores de la Universidad de Cádiz en todos sus Campus: en nuestra empresa se produjo "un cierre patronal", o en otras palabras, que el amo cerró la fábrica. Al no establecerse servicios mínimos los centros permanecieron cerrados. Probablemente las personas de las conserjerías ejercían su derecho a la huelga por alguno de los motivos que dice Inma, pero el resto de los trabajadores no pudimos ejercer el derecho de no hacer la huelga porque no se podía entrar sencillamente.
En cuanto al punto 5) del Profesor Fernández
"5) porque el ministro Wert es solo "ministro de", ya que carece de la más elemental educación en el trato con nuestros rectores..."
Solo decir que los representantes españoles de la Educación Superior, hicieron gala de una pésima educación al dejar plantado a un Ministro. Fue una decisión democrática de la CRUE, no unánime. Esa democracia que los rectores no respetan al no acudir a un encuentro con una persona que detenta el poder representando a una gran mayoría -holgada mayoría absoluta- de los españoles.
Saludos