lunes, 3 de septiembre de 2012

¡Lo que se acaba una encontrando!

      Sólo  porque intentaba leer con no poco esfuerzo un poema de Ingeborg Bachmann que empieza así: "Ich hatte da ein schönes Haus" (yo tuve allí una casa hermosa) he pensado en Heine y en aquel que empieza "Ich hatte eins ein schönes Vaterland" (yo tuve una vez una patria hermosa). Como no lo recordaba bien lo busqué en internet, por ver si la austríaca había querido de algún modo remitir al mensaje del alemán, y... encontré algo delicioso ¡a Borges recitándolo en youtube! Lo dejo aquí para los amantes de Borges y de las curiosidades.


    Ich hatte einst ein Schönes Vaterland.
   Der Eichenbaum
   wuchs dort so hoch, die Veilen nickten sanft.
   Es war ein Traum.

   Das küsste mich auf deutsch, und sprach auf deutsch
   (man glaubt es kaum,
   wie gut es klang) das Wort: "Ich liebe dich!"
   Es war ein Traum.

  
   Yo una vez tuve una patria hermosa.
   El roble
   crecía allí alto, las violetas asentían suaves.
   Fue un sueño.

   Me besaron en alemán y me dijeron en alemán
   (apenas puede creerse
   lo bien que suena) la frase: "¡te quiero!"
   Fue un sueño.


También Kaléko tomó prestado este primer verso de Heine en su poema "Monólogo del Emigrante". El de Bachmann es igualmente un texto hermoso, pero aún, aún más terrible. Lo dejaremos para otro día. En realidad hoy he venido al blog a regalaros a Borges recitando a Heine y ahí está.



No hay comentarios: