lunes, 20 de enero de 2014

Maneras de mirar (10): Falso silencio


    FALSO SILENCIO

              D'aquella mar venia l'aspre cant 
               d'una veu d'ira 

                   (Salvador Espriu)


   No es ira lo que de aquel mar surge,
sino algo parecido a la melancolía,

sueño de horas desvanecidas,

como un eco de tiempos irreales.



   No son voces de ira, sino un rumor
de miríadas de amaneceres soñolientos

y olvidadas noches,

una procesión nocturna de silencio

hecha de rostros, costas y ciudades

a los que una rueda inclemente hace invisible.


             (José María Moreno Carrascal)

     Siempre entendí la historia de la literatura como una especie de diálogo sobre temas que son eternos a través del tiempo y de las ideologías. Así lo manifesté el día que abrí esta ventana. Cuando hacemos literatura nos damos la razón profundizando con aportaciones nuevas, o nos la quitamos avanzando en una dirección distinta; enriquecemos la literatura porque nos emocionamos ante las cosas con sutilezas diferentes... Al fin y al cabo, se escribe porque se ha leído. Así de simple es esto de la literatura.

     José María Moreno Carrascal demuestra saberlo cuando(no sé si inconscientemente) echa mano de una cita como preámbulo de sus poemas. Lo hace con cierta frecuencia, eso es muy de él. En este caso la cita es el punto de partida de unos versos en su contra: frente a la experiencia de Espriu, el mar no tiene voz de ira cuando Moreno Carrascal escribe, sino la melancolía de los muchos recuerdos que le ha sembrado el tiempo con su "rueda inclemente" (la rueda cíclica de los años, de las estaciones), sus "horas desvanecidas" y sus "miríadas de amaneceres"... De modo que habla José María Moreno del mar, pero a la vez nos habla del tiempo; no del tiempo que fluye y se escapa, que para eso la literatura ha consagrado la imagen del río, sino del tiempo agolpado en la memoria, el tiempo en bloque ante los ojos del que recuerda.

     Pero las palabras en un poema suenan. Salvo ciertos episodios experimentales, la poesía juega siempre a ser hermana de la música.  De este modo se construyen los versos, buscando los sonidos adecuados para acompañar con su música a las ideas, las sensaciones que están en las palabras. "Sueño de horas desvanecidas", dice el poeta imitando con las eses la respiración pesada del que duerme y, más abajo, "un rumor de miríadas de amaneceres", añade, imitando un murmullo, un ronroneo suave. Fíjense cómo arrastra sonidos fricativos ("s" sobre todo) y líquidos ("r" y "m" aquí). Más adelante aparecen las sílabas cortantes de las oclusivas dentales ("costas, rostros y ciudades"), cuando vuelve la mirada en la memoria para describir la tierra. 

     El título del poema tiene una doble razón: no nos ha sido dado a los mortales el silencio. Todo suena, todo dice. Y en esta facilidad para hacer sonar el fondo (para darle timbre a las ideas) tiene mucho que ver la tradición anglosajona que durante siglos ha marcado el ritmo de sus versos por medio de la aliteración, esto es, por la repetición de sonidos dentro del verso. Moreno Carrascal ha sido un gran lector en inglés, un estupendo traductor de poesía en esta lengua. Así que, ya ven, y yo vuelvo a lo mío: uno escribe porque lee, desde luego, pero además, uno escribe como lee.

Sorolla

6 comentarios:

alberto boutellier dijo...

Gracias por tus lecciones, Inmaculada. Abrazos

Inmaculada Moreno H. dijo...

Gracias, Alberto. Abrazo

Margarita González dijo...

Hola Inmaculada,soy amiga de José María,pertenezco a un campo diametralmente opuesto, pero desde ahora tu admiradora y seguidora.
Gracias.Margarita.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Muchísimas gracias, Margarita. Serán muy bienvenidos tus comentarios. Un beso.

Margarita González dijo...

Tengo un blog, que sin llegar a la calidad del tuyo, hace lo que puede por la divulgación del conocimiento. fotosciencia.blogspot.com
En él he tratado de hacer una visión rápida por distintos aspectos culturales, interesantes, creo para nuestros alumnos,ilustrado con mis propias experiencias y lo más objetivo posible.Por si quieres visitarlo o hacerme indicaciones.
Un beso.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Lo visitaré, no te quepa duda. Gracias por hacérmelo saber. Suena interesante.