domingo, 28 de octubre de 2012

Es curioso esto del arte

   Es curioso esto del arte. Después de visitar la exposición temporal de Gauguin en el Thyssen, me reafirmo en lo que ya pensaba antes (¿o debería decir "sentía antes"?): su pintura me deja fría. No sé cómo explicarlo, no es por su técnica, que desdeña voluntariamente la profundidad, eso no me molesta en otros pintores que sí me interesan. Es, más bien, que su mirada no es la mía; y no porque el mundo que asoma en su obra esté lejos geográficamente, es su manera de sentir la realidad la que me resulta lejana, la que no sólo no conecta con la mía (porque eso no me ha impedido dejarme impresionar por otros pintores), sino que tan siquiera me provoca ni admiración ni curiosidad, ni emoción ninguna -positiva o negativa-. Lo dicho, que me deja fría. Creo que lo que me ocurre es que, aunque el paisaje sea exótico, su manera de mirarlo me resulta obvia y carente de emociones sutiles. Ya sé que parece una barbaridad decir eso de un consagrado, pero como hablo de una impresión muy personal y como, además, a mí hay pocas cosas que me produzcan más rechazo que el papanatismo, me obligo a dejar constancia de ello aquí.


2 comentarios:

Fernando dijo...

Aún no he ido, Inmaculada, creo que la acaban de inaugurar; ya te contaré cuando vaya.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Ok. M e gustaria saber tu opinión. He de decir que la exposición es en sí impecable. Que a mÍ el pintor no me diga nada es otra cosa.