viernes, 12 de octubre de 2012

Un recuerdo inferido

...Y, volviendo al Cantar de Mio Cid, un compañero de instituto, profesor de Historia, me contó hace unos años que lo que se le había quedado grabado de este cantar fue cómo mi padre -a la sazón profesor suyo de Literatura- les explicaba en clase la despedida entre Rodrigo de Vivar y Doña Jimena haciendo hincapié en el símil de la uña que se separa de la carne.

    Llorando de los ojos   con un dolor tan grande, 
    así se separan   como la uña de la carne.

  Yo ya no he podido evitar nunca, cada vez que he comentado el 
Cantar del Destierro, ver a mi padre veinteañero, con gafas de 
montura oscura y chaqueta gris (el color probablemente me viene de
las fotos con bordes ondulados de los álbumes familiares),corbata 
estrechita y delgadísimo, leyendo esos versos. En este recuerdo 
inferido, mi padre está de pie sobre la tarima de un aula grande y
fría sosteniendo en una mano un libro de la colección Ebro mientras 
imagina un dolor terrible -tan vivamente que pudo impresionar la 
memoria de unos adolescentes- sólo porque pensaba en una joven 
menuda y rubia: mi madre.





 

 


2 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

precioso y primoroso recuerdo,Inma, a espuelas y a lomos de Mío Cid.
saludos blogueros

Inmaculada Moreno H. dijo...

Un saludo blogueros, José Antonio. Gracias por estar ahí.