miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿Linfocitos?

   En estos días algunos profesores vamos acudiendo poco a poco al reconocimiento médico que la "empresa" -La Junta de Andalucía- ofrece a sus empleados. A causa de tal novedad, en la sala de profesores empiezo a oír hablar de análisis de sangre, tensión arterial y, con ellos, de todo un séquito de vocablos oscuros que me han hecho comprender que siempre he tendido a la imaginación zoomórfica, cuando no a la pura prosopopeya. ¿Por qué si no me represento los triglicéridos como una especie de gusanos-saltimbanquis absolutamente incansables? ¿Por qué, al escuchar mencionar la palabra "linfocitos", me viene la imagen mental de una serie de pequeños gnomos gordezuelos, imberbes y belicosos? ¿Y a cuento de qué ante la "Urea" no puedo evitar recrear una matrona opulenta que, muy probablemente, habite en un Olimpo de segunda clase? No me lo sé explicar !Qué cosas!

El Dr. Simarro, por Sorolla

2 comentarios:

Fernando dijo...

Poesía hasta en el análisis médico.

¿Qué me dices de "carcinoma"? ¿No suena a una de las voces de la ópera?

En la Comunidad de Madrid ya no nos los hacen. Eso me preocupa. Estoy pensando en hacérmelo por libre, pagándolo.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Al menos podrÍa ser un personaje secundario del Nabuco jajaja Vaya, no estÁ de más asegurarse de que el colesterol y esos otros "bichos" del susodicho bestiario permanecen en sus jaulas.