sábado, 3 de noviembre de 2012

Chocante, ordinaria e innoble

      De la cultura anglosajona admiro muchas cosas: su pasión por la naturaleza, su respeto por el espacio vital ajeno, su ausencia de culto al ruido, su desinhibición para hablar en público con naturalidad... Por el contrario, hay tres cosas que me fastidian de esta cultura (que me perdonen mis amigos ingleses): la primera es su ineptitud para la gastronomía, la segunda es su visión extremadamente mercantil de las cosas y la tercera es su obsesión por disfrazar el sufrimiento y la muerte.
   Digo esto para dejar claro que si Halloween me produce rechazo no es porque sea una fiesta extranjerizante (ojalá los pueblos mediterráneos imitáramos cualquiera de los hábitos que he enumerado al principio) sino porque Halloween convierte la muerte y su trascendencia en una ficción de cartompiedra y calabaza, chocante, ordinaria e innoble.


Foto tratada digitalmente. Artista: Russell Okon (Noko)


5 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

qué bien lo has explicado, Inma, con qué concisión y medida fluye tu prosa. (por eso,entre otras cosas, soy seguidor oficial de tu maravilloso blog) Y sobre el fondo, estoy de acuerdo, aparte de que esa estética horripilante, de detritus, ese deliberado y obtuso feísmo me repatea.
saludos blogueros

Inmaculada Moreno H. dijo...

Gracias, querido amigo.

Enrique García-Máiquez dijo...

Qué tranquilidad me da coincidir contigo.

Fernando dijo...

Al 2º y al 3º fallo hemos llegado a velocidad de crucero; esperemos librarnos siempre del 1º.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Enrique: Qué bueno eres jajajaja
Fernando: Me temo que al primero se están encaminando ya las nuevas generaciones (según veo en mis sobrinos).