sábado, 5 de enero de 2013

Mañana de Reyes (inédito)

 
      Y, de nuevo, los Reyes
     vienen con su cortejo
     de expectación nerviosa,
     sus fastos y sus oros
     -los deseos, las ansias y la espera-.
     De pequeña sentía
     un perfume de Magos por la casa:
     plástico nuevo y chocolate.
     No percibía en esos tiempos
     cierto matiz amargo 
     impregnando las cintas de colores, 
     ni, entre tanto papel
     rasgado como vendas,
     este rastro sutil de purpurina.


Carl Larson

2 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

muy bonita, Inma, esa poderosa evocación de plástico nuevo y chocolates... como si los mismos Magos anduvieran ya algo cansados de sí mismos... eppur si muove en los infantes esa magia intacta.
saludos blogueros

Inmaculada Moreno H. dijo...

Gracias, Jose Antonio. Es que, es verdad, de pequeña estaba convencida de que ese olor de la habitación donde ponían los regalos era el de la colonia que usaban los Reyes Magos.
Felices Reyes y saludos blogueros.