sábado, 13 de julio de 2013

Pedro Salvatierra al piano

   Anoche fue investido académico Pedro Salvatierra. A la enorme satisfacción que este hecho me ha producido por la categoría artística -qué maravilla escucharlo al piano- y  humana -qué tremenda calidez-, se  une el hecho de que su sola presencia me evoca episodios muy queridos del pasado.
   Que esta entrada sea un homenaje múltiple recordando la estrofa final de un poema de Gerardo Diego que me sirve muy bien para recoger lo que fue el solemne, espléndido acto de anoche.

                LOS ASTROS CIEGOS
   Son los astros que suenan
   las músicas nocturnas.
   Los que huelen
   las esencias nocturnas.
   Los que besan
   los éxtasis nocturnos...
   Aquella noche
   fosforecían todos. ¡Divinos
       fuegos artificiales!


   Vaya con esta entrada mi profunda admiración por los voluntarios, ese grupito de personas cultas y generosas, de la Academia de Bellas Artes Santa Cecilia, con Gonzalo Díaz Arbolí, secretario del Cuerpo de Académicos, a la cabeza.



5 comentarios:

albouca dijo...

Me sumo a la felicitación y suscribo la admiración y agradecimiento al equipo de la Academia

Gonzalo dijo...

Muchas gracias académica, en nombre de todos los voluntarios que trabajamos en pro de la cultura y para engrandecer a nuestra Academia y también a nuestro Puerto.
Tu reconocimiento nos anima a seguir en la brecha.
Gracias otra vez

Eugenio Martínez dijo...

Me uno a tu homenaje al nuevo Académico y a la magnífica velada que nos brindó con su erudito discurso y magnífico concierto, sin olvidar, tampoco, al equipo de voluntarios capitaneados por nuestro entrañable amigo Gonzalo.

Eugenio Martínez dijo...

Se me quedaba escondido en el tintero el nocturno regocijo de los versos de Gerardo Diego con que nos obsequia tu exquisito sentido poético.
Tambien a ti, gracias.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Qué bien que estemos de acuerdo, albouca, Gonzalo, Eugenio. Y gracias por decirlo. La noche fue, sin duda, deliciosa.