martes, 20 de agosto de 2013

Parte del placer poético

"Pueden responder a un poema emocional e imaginativamente, sin ser conscientes de la técnica con la que logra sus efectos, y eso está bien. La cuestión es, al fin y al cabo, el placer. Pero la poesía es arte verbal que les reclama que noten el medio por el que está compuesta. Ser conscientes de su lenguaje es parte de ese placer"

dice Ruth Padel (según mi traducción) en la página 5 del libro del que hablé en esta ventana hace pocas semanas.


Edouard Vuillard

4 comentarios:

Eugenio Martínez dijo...

Tiene toda la razón Ruth Padel, pero en los caminos por los que transitamos, creo que, sería suficiente motivo de regocijo, el encontrarte con muchos transeuntes que disfrutasen del placer de un poema, aunque desconociesen la técnica de su elaboración

Inmaculada Moreno H. dijo...

Por supuesto, que muchos disfruten del placer de la poesía ya sería una alegría. Pero yo no puedo evitar querer añadir a esa alegría el placer de escudriñar sus mecanismos, como los niños que disfrutan deshaciendo los juguetes para verles los entresijos ¡qué le voy a hacer!

albouca dijo...

A pesar el tiempo, ¿qué es lo que impide que abunden los “transeúntes” por los que Eugenio suspira? Quizá Inmaculada, que anhela contagiar el placer de la poesía, ¿cómo pretende elevar su deseo a quimera? Si difícil es encontrar transeúntes, más difícil es encontrar escudriñadores. No puedo resignarme a la conclusión de que la miel no se ha hecho para la…

Inmaculada Moreno H. dijo...

Querido Albouca, cada una de las artes tiene sus convenciones y éstas tienen un margen de evolución. Hoy, casi todos nos hemos hecho con las claves para gustar del cine o de la novela, porque no hemos dejado de frecuentarlas. En una sociedad que evita el silencio, la soledad y todo lo que no sea rápido, los lectores se han ido alejando de una forma artística como la poesía, que exige esas tres cosas y uno no puede amar lo que no conoce. Es curioso que mis alumnos digan que adoran a Bécquer y, sin embargo, no intenten leer a los poetas contemporáneos. Tal vez aportar al nuevo lector de poesía algunas de sus claves haga que puedan acercarse a ésta conocerla y amarla. No sé.